Está en el contrato: Si se va Montecristo la Municipalidad debe afrontar la masa salarial de los choferes

DESTACADAS 27 de diciembre de 2018 Por
El gremio de la UTA se sumó a la preocupación ante la incertidumbre de lo que irá a ocurrir con el servicio público de transporte en Río Gallegos. Rubén Aguilera, Secretario General del gremio dijo que desde “el municipio hay un silencio total”. “No sabemos si está orquestada la entrada de la próxima empresa o si es una bomba de humo para tapar algo”.

A pocos días de cumplirse el plazo en que la empresa Montecristo dejaría Río Gallegos y por lo consiguiente muchos vecinos sufrirían el quedarse sin transporte público, se suma la preocupación del gremio UTA (Unión Tranviario Automotor) por los empleados que se desempeñan como choferes.

En este sentido, el titular del gremio en Santa Cruz, Rubén Aguilera, dijo que  “la preocupación nuestra es mayor por la incertidumbre de los compañeros que no saben que va a pasar, si va a venir una empresa o la que esta se va a quedar”, mientras que “por parte del municipio hay un silencio total, nosotros no sabemos si esta orquestada la entrada de la próxima empresa, si es una bomba de humo para tapar algo, estamos a la espera de saber quién se va a hacer cargo del transporte público”.

Más adelante Aguilera destacó que “somos conscientes de la estabilidad laboral y todo el perjuicio que puede llegar a tener los trabajadores, pero no nos queremos adelantar a ningún hecho ni romper ninguna negociación que pueda llegar a tener el municipio con alguna empresa que quiera realizar el transporte en Río Gallegos”. “Estamos muy preocupados el municipio lo vemos que esta en un modo muy tranquilo y esta situación es delicada, no se puede jugar, fuera de lo que es la estabilidad de los compañeros, con el usurario”.

“Hay una cláusula del acuerdo firmado entre la empresa y el Municipio que deberá afrontar (la municipalidad) o absorber a los trabajadores del sector, hasta que otra empresa se haga cargo, eso nos dejaría asegurada la masa salarial, pero no creo que sea lo correcto y no creo que sea lo que necesita el usuario ni el trabajador”.

Finalmente, Aguilera destacó que “el transporte dejo de ser un negocio, es un servicio y creo que el municipio como poder concedente tiene que hacerse cargo de esta problemática y otorgarle a la ciudad de Río Gallegos un servicio acorde a la necesidad del usuario y de la ciudad, que se merece un buen servicio y se merece que las calles estén bien, que la obra publica funcione”. “Acá hay un desmedro político hacia la ciudad que nunca la e visto en 27 años que vivo en Río Gallegos”, concluyó.

Te puede interesar