Olores nauseabundos en la ría y la ciudad por faena de Frigorífico Faimali S.A.

DESTACADAS 10 de enero de 2019 Por
Es la queja constante de los últimos días de los vecinos. En plena época de zafra, nuevamente los olores nauseabundos de la faena de animales se perciben desde la zona de la costanera hasta en varios barrios de la ciudad. Hace un año atrás la Policía Federal inspeccionó el predio a partir de una denuncia en la Justicia. Casi un año después, nada ha cambiado.
20190110_135424_resized

No sólo los vecinos que eventualmente concurren a la zona de la costanera para caminar o realizar ejercicios se han quejado del mal olor que en los últimos días se percibe en gran parte del estuario. También varios vecinos de zonas aledañas e incluso del radio céntrico han empezado a platear su reclamo por los olores nauseabundos que emana la planta de Frigoríficos Faimali S.A. ubicada sobre la Av. Almirante Brown de nuestra ciudad.

Estamos en plena época de zafra, por lo que la faena de animales que se desarrolla en dichas instalaciones ha ganado la atención de muchos vecinos que se quejan por los olores nauseabundos y repulsivos que se sienten durante gran parte del día.

La cocción de vísceras, sangre y parte de los animales debería tener un tratamiento que evite la proliferación de los malos olores hacia el exterior. Sin embargo, la carencia de éstos elementos o el mal funcionamiento de los mismos sería lo que desencadena tal situación.

En su reciente discurso en el marco del 133° Aniversario de Río Gallegos, el intendente Roberto Giubetich, felicitó la iniciativa del Frigorífico Estancias de Patagonia S.A. por una importante inversión destinada a un tratamiento más responsable y de menor impacto ambiental, en el proceso de faena de los animales.

Cabe recordar que a principios de marzo del 2018, efectivos de la Delegación de Delitos Ambientales de la Policía Federal Argentina arribaron a Río Gallegos para investigar los vertederos de la capital santacruceña. Por orden del Juzgado Federal allanaron frigoríficos y se acercaron al vaciadero municipal, para recoger muestras.

Evidentemente, a casi un año de aquel procedimiento que certificó que se carecía del equipamiento necesario para el correcto tratamiento de los desechos de los animales, nada ha cambiado. Tampoco la Municipalidad de Río Gallegos a través de sus áreas de contralor efectuó ningún procedimiento para contrarrestar la situación. Mucho menos la Secretaría de Ambiente de la Provincia de Santa Cruz, a pesar del impacto que la situación genera no sólo por los olores sino además, por el vertido de la sangre y vísceras al estuario.

Te puede interesar