Golpeó salvajemente a una joven hasta fracturarle la mandíbula

SANTA CRUZ 25 de enero de 2019
Una joven de 21 años de edad fue salvajemente atacada por un hombre de alrededor de 30 años de edad, quien fue “escarchado” meses atrás en las redes sociales por casos de abuso.
craneoagustina

La víctima fue identificada como Aldana Melo, quien el miércoles se encontraba en la casa de una amiga en el barrio Mirador y su atacante, identificado como Germán Delgado, concurrió al domicilio para dialogar con ella.

Fuentes consultadas detallaron que ambos, quienes habrían mantenido una relación semanas atrás, dialogaron y posteriormente habrían discutido hasta que Delgado enfureció y la golpeo.

De acuerdo a los datos aportados, la mujer cayó al suelo y habría recibido patadas en el rostro. La víctima fue trasladada al Hospital Zonal donde se constataron lesiones graves en el rostro y una fractura en la mandíbula.
Familiares de Melo radicaron la denuncia en la comisaría de la Mujer y esperan la detención del hombre, quien contaría con antecedentes por hechos de violencia e inclusive por “ataques sexuales” a menores de edad.

Semanas atrás, por las redes sociales comenzaron a viralizarse denuncias quienes denunciaron en publicaciones que denominaron “ya no nos callamos”

Una de las víctimas relató ayer que “”ya hubieron varias chicas hablando de este pibe en la semana pero creo que lo que pueda aportar nunca está de más. Germán se llama, no se le conoce el apellido. Yo tenía 17, el chabon me dijo que 23 pero como constantemente está mintiendo sobre su edad estimo que para ese momento tenía 30. Me habló por Facebook, nos llevábamos bastante bien y acordamos para vernos, como insistía en que vayamos a su casa acepté porque se veía de confianza”, relata la joven.

Agrega que “estaba todo bien hasta que en un momento mientras estábamos hablando en su sillón de la nada me empezó a tocar, no sabía qué hacer y no reaccioné. Me empezó a decir que era hermosa, que quería hacerme suya y un montón de otras cosas sumamente obscenas”.

Continuó diciendo que “me agarró de la mano y me llevó a su pieza, resistí y le dije que no quería hacer nada y que me deje, pero de todas formas me empezó a sacar la ropa y ahí ya no pude moverme más. Me tiró a la cama y abusó de mí, a pesar de que evite en todo momento que me penetrara, realmente no estaba consciente que eso estaba pasando, no lo asimilé. El tipo jamás paró a pesar de que constantemente le estaba diciendo que no quería hacerlo y que pare. Después me forzó a que le haga sexo oral”, dijo.

Sostuvo también que “cuando terminó yo estaba dura, no me podía El se fue de la pieza porque me dijo que iba a llegar su familia, cerró la puerta y me quedé encerrada 2 horas en esa habitación horrible. Muda, inmovilizada y sin poder procesar lo que había pasado. Me terminé yendo por la ventana”.

“Durante meses me mandó mensajes por todos lados, que me quería volver a ver, que no sea mala y le hable, que estaba enamorado de mí, que perdón por lo que pasó ese día. Lo tuve que bloquear de reiteradas cuentas. Durante ya casi cuatro años no dije nada de esto, a nadie, porque pensé que era mí culpa, que yo no había hecho lo suficiente para que no pasara, pero ahora me puedo afirmar que no es así. Y ninguna se tiene que callar”.

Finalmente relata que “porque mi testimonio y el de cualquier otra piba puede hacer que otras dejen de culparse por las situaciones de mierda por las que no deberían haber pasado jamás y se animen a contarlo”. Gracias por esta cuenta y el espacio para poder sacarnos un poquito la angustia y el dolor. Hay que cuidarnos entre todas”, indica.

FUENTE: La Prensa de Santa Cruz.-

Te puede interesar