Piden la detención de Martín Báez por mover 5 millones de dólares pese a estar inhibido

EL PAÍS 06 de febrero de 2019
Lo solicitó el fiscal Abel Córdoba. Tras una advertencia del Tribunal Oral Federal 4, el hijo de Lázaro Báez se presentó en el Juzgado Federal de Río Gallegos y hoy viaja a Buenos Aires. En Santa Cruz continúan trabajando y moviendo dinero detrás de varias firmas comerciales de distintos rubros.
lazaro_martin_1549469466

El fiscal ante el Tribunal que realiza el juicio por la Ruta del Dinero K, Abel Córdoba, solicitó la detención del mayor de los hijos varones de Lázaro Báez al detectarse movimientos de dinero por más de 5 millones de dólares en el exterior, según un informe de la Unidad de Información Financiera (UIF)

Tras esa solicitud, el Tribunal Oral Federal 4 intimó a Martín Báez a que se presente en el juicio, si no ordenarán su inmediata detención. Martín Báez se ausentó en la primera audiencia de este 2019 del juicio que comenzó en octubre pasado por la causa conocida como "la ruta del dinero K". Junto a sus tres hermanos y a su padre, el empresario y ex socio comercial de la familia Kirchner, está acusado de lavado de activos por 60 millones de dólares.

Ante su ausencia sin justificación, el Tribunal 4 integrado por Néstor Costabel , María Gabriela López Íñiguez y Adriana Pallioti, solicitó que se presente bajo riesgo de quedar detenido. 

Ante es advertencia, después de las 13, el mayor de los hijos varones de Báez se presentó en el Juzgado Federal de Río Gallegos donde además, informó que cuenta con pasajes aéreos para viajar esta noche a Buenos Aires.

Fuentes judiciales indicaron a Clarín que esto no "inhabilita el pedido de detención de la fiscalía" que se requirió no por su ausencia sino por haber "violado medidas cautelares".

En paralelo, el fiscal Córdoba detectó movimientos de dinero por 5 millones de dólares en el marco de medidas cautelares impuestas para Martín Báez, y por ello pidió que quede detenido. El TOF aún no se expidió al respecto.

La información que complica la situación de Martín Báez está vinculada a una serie de cuentas radicadas en el exterior. El hijo del empresario K cuenta con un embargo de 600 millones de dólares en este expediente y, pese a la medida, operó "con la articulación y ejecución remota de complejas y millonarias maniobras", planteó el fiscal Córdoba.

La maniobra se conoció a raíz de un informe de la UIF que conduce Mariano Federici, en el que detectó que habían 3.050.918 de euros en la cuenta 590201 del Banco CBH LTD de Bahamas, fondos que ya fueron bloqueados.

La cuenta bancaria correspondería a la firma Eastern Shoreline Limited, cuyos beneficiarios finales eran los cuatro hijos de Báez: Martín, Luciana, Leandro y Melina Báez. Esos fondos provenían de la firma Kinski SA.

El 25 de febrero de 2015, Martín Báez suscribió en representación de la empresa Kinski la apertura de la cuenta 579484 en el Banco CBH LDT de Bahamas. A los pocos meses, esa cuenta recibió del Banco Safra Sarasin la suma de 10.399.975 de dólares de la cuenta 608663, cuya titularidad era de la Foundation Kinsky, cuyos beneficiarios eran los cuatro hijos de Báez.

Luego, a fines de 2015 y por gestiones de Ahmad Strachan y y Úrsula Rolle, se abrió en el Banco CBH LTD de Bahamas la cuenta 590201 a nombre de la sociedad Eastern Shoreline Limited, creada en el mismo país.

El informe de inteligencia financiera indica que el beneficiario de dicha cuenta es Artincom International Trading Corp, sociedad creada en la República de Islas Marshall. Es en esta última cuenta donde se enviaron más de 10 millones de dólares que previamente estaban depositados en la cuenta de Kinski S.A.

En ese mismo banco se creó una subcuenta (Nº 590207) y allí, según mencionó el fiscal Córdoba, se registraron movimientos en dólares hasta el 2 de agosto pasado y de euros hasta julio.

Como factor negativo para la situación de Martín Báez, la Justicia detectó que en el caso de las dos cuentas últimas registradas en el CBH LTD de Bahamas figura Martín Báez como "beneficial owner".

En este contexto, la UIF señaló que el año pasado se movieron  2, 981,646.12 de euros en la cuenta 590201 y unos 1,009,391.16 en la subcuenta 590207: un total de 3.991.037 de euros. Por eso, la fiscalía consideró que en el transcurso se fugaron unos 5,5 millones de dólares de los más de 10 iniciales.

En su pedido de detención, el fiscal Córdoba indicó: "Ha sido Martín Báez quien a la luz de un análisis de dominio de los hechos surge con un protagonismo mayor, evidenciado sobre todo en la suscripción personal de documentos que instrumentan órdenes en el plano societario y financiero que se traducen en disposición de fondos de origen ilícito, en abierta disputa con las decisiones jurisdiccionales dictadas".

En esto se basa Córdoba para pedir la detención, aduciendo la presencia del "riesgo procesal" al estar en libertad Martín Báez, ya que las operaciones bancarias fueron "encabezadas" por él "y desarrolladas en el ámbito de la estructura societaria montada para contener y direccionar fondos de fuente ilícita, originalmente provenientes de la actividad ilícita" de su padre.

Si bien Leandro Báez también tuvo participación, para el fiscal fue menor y por ello había pedido que se le imponga la obligación de no ausentarse por más de 24 horas de su domicilio y la obligación de presentarse periódicamente ante el Tribunal.

Más allá de los movimientos internacionales de dinero detectados, en Río Gallegos la familia del empresario detenido, continúa administrando y financiando diversos negocios en distintos rubros comerciales. Tiendas de ropa femenina, franquicias de marcas nacionales, empresas de transporte y al menos tres firmas dedicadas al rubro gastronómico, tienen a la familia Báez como testaferros o financistas.

FUENTE: Clarín.-

Te puede interesar