Millonario norteamericano está detrás de dotar de servicios al Parque Nacional Perito Moreno

LA PROVINCIA 02 de marzo de 2019
Se llama Gil Butler. Tiene 81 años. Amasó su fortuna en el mundo financiero. Todos se preguntan qué hace en Santa Cruz. Donó 3 millones de dólares y quiere refundar un rincón salvaje de nuestra Patagonia en el Parque Nacional Perito Moreno.
9-3344506-twt300616roger8_t1024

Un relato que se repite a menudo es que cada tanto un millonario pone el foco en la Patagonia argentina. Lo hace porque lo conmueven todos sus horizontes posibles. Algunos van por los recursos naturales, otros directamente se alambran un lago y existe un tercer grupo movilizado por la conservación y el filantropismo.

El ciudadano norteamericano Gilbert Butler cabe en este último arquetipo. Casi nadie sabe que está a punto de refundar uno de los lugares más salvajes del Sur del país. No para disfrutarlo en soledad, sino, según afirman las autoridades nacionales, para que gocen del privilegio de recorrerlo todos aquellos que lo deseen.

En la provincia de Santa Cruz, tres horas al norte del Parque Nacional los Glaciares y cerca de Gobernador Gregores, se sitúa el Parque Nacional Perito Moreno. Es otro sitio de paisajes abiertos, atravesado por lagos, pastizales y cascadas y coronado por el magnífico cerro San Lorenzo, una mole de hielo codiciada por escaladores.

wHDIjOm82_1200x0__1

Mientras que miles de personas asisten cada temporada a venerar los hielos sempiternos del glaciar, a este lugar remoto prácticamente no llega nadie: 800 viajeros por verano, a lo sumo, según datos oficiales. Un poco por lejanía; otro, porque no había hasta ahora infraestructura para visitarlo. Pero llegó Butller.

A través de su fundación, Butler Conservation Fund, el norteamericano acaba de revolucionar a la Patagonia con una donación de tres millones de dólares. El dinero fue a las arcas de Parques Nacionales y, según está establecido por contrato, hasta el último centavo de dólar debe ser usado para refundar el Parque Perito Moreno.

Desde hace casi un año un nutrido grupo de argentinos, expertos en montañismo y trekking, trabajan en la reconversión del sitio. De sol a sol, cruzan la estepa, atraviesan los lagos, llevan materiales a través de esa vasta geografía.

R-pJn3uWP_1200x0__1

Abren senderos a pico y pala, fabrican puentes para cruzar ríos y arroyos, construyen refugios para que más tarde los caminantes puedan dormir allí. Los trabajos son supervisados por el mismo Butler y hasta el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y su familia, se han acercado al sitio para conocer los avances. Es trabajo duro y de campo. Pero bien pagado.

Más al norte, en Bariloche, donde son reclutados la mayoría de los jóvenes que viajan a la zona para trabajar, todos hablan de Butler. Según pudo confirmar Clarín de boca de los mismos empelados temporarios, el norteamericano paga entre 100 y 200 dólares por día, según el tipo de tarea que se haga. Un timonel de lancha, por ejemplo, puede ganar 8 mil pesos.

GiARwr7FF_1200x0__1

“Hay pibes que se van a trabajar todo el mes y se vuelven con cien mil pesos. Acá en la zona todos quieren irse un tiempo a trabajar ahí. Es duro, pero vale la pena”, cuenta un montañero que espera ser convocado.

Butler Tiene 81 años. Amasó su fortuna en el mundo de las finanzas y los fondos de pensión. Es el fundador de Butler Capital Corporation. Pero volcó su fortuna a generar fondos para conservación del medio ambiente. Pasó su infancia en Utica, Nueva York, cerca del borde occidental del Parque Adirondack.

Y eso, cuenta él mismo, le permitió “una apreciación temprana y duradera de la naturaleza”; le enseñó a ponderar “el valor que los espacios naturales tienen para la sociedad”. Desde muy chico es amante de los viajes, el ciclismo de montaña, el esquí de fondo, el montañismo y el kayak. Aún lo hace. Se conserva enérgico, con aptitud física envidiable, cuentan los que lo conocen.

k287Ds2td_1256x620__1

En agosto del año pasado, Emiliano Ezcurra, el vicepresidente de Parques Nacionales, posteó una foto en la que se lo ve junto a Butler en pleno trabajo. Para sus contactos de Facebook, fue una presentación del filántropo en sociedad. “Se dedica en varios países a donar infraestructura de acceso público a la naturaleza.

Hasta ahora donó más de 3 millones de dólares. Eso generó 55 puestos de trabajo en dos temporadas completas. Toda la gente fue de la Patagonia. Los materiales, provisiones para el campo y herramientas fueron adquiriéndolas en ferreterías, carpinterías, corralones y el súper de Gregores.

El compromiso es donar para esta temporada 2 millones más. Las miles de familias que se van a beneficiar tal vez nunca sepan quien contribuyó a hacer de este majestuoso y aún poco visitado parque nacional, un lugar accesible y seguro. Muchas gracias Gilbert!!!”, escribió.

Ahora, Ezcurra, consultado por Clarín, agrega: “Se están creando varios circuitos, con diferentes portales de acceso.La gente va a poder hacer caminatas y pernoctar. Butler quiere ser riguroso con los trabajos y a muchos de los que trabajan allí, los llevó a capacitarse a Parques de Estados Unidos”.

Ezcurra, que viene del activismo ambiental, pide desmitificar. “Con los millonarios de este tipo a veces se suelen dibujar fantasmas, cosas que no son.Con Tompkins (Douglas, norteamericano fallecido en 2015, el hombre que más tierras donó en la Argentina para la creación de áreas protegidas), por caso, pasaba eso.

Lo de Butler está en línea con lo que su fundación hace en el resto del mundo.Promueven la actividad recreativa desde chicos. Por eso su logo es de gente haciendo trekking y andando en kayak”. Ezcurra tiene la misión de llevar a concreto la donación de Butler.

FUENTE: Clarín.-

Te puede interesar