El ex intendente de San Julián que motorizó la posible llegada del Papa a la Argentina en 2020

EL PAÍS 19 de marzo de 2019
En el año 2008, cuando aún era papa de la iglesia católica Benedicto XVI, el ex intendente de San Julián, Nelson Gleadell, extendió una invitación formal al “Sumo Pontífice”. La intención del mandatario era que el líder religioso y gobernante del Vaticano pudiera asistir al 500° Aniversario de la primera misa en territorio patagónico. La invitación fue aceptada y forma parte de la agenda papal desde entonces.
papa2

Hace unas pocas horas, el Episcopado Nacional liderado por su presidente, el obispo de San Isidro Oscar Ojea, señaló que solicitarán al papa que “no se prive de la alegría de visitar el país”. La declaración generó numerosos artículos, que analizan múltiples aristas acerca de por qué Francisco vendría al país en 2020.

Una de las razones, esgrimida en diarios y portales, es que una curia “alineada” con él, no “osaría presionarlo” para que visite el país tras 6 años de mandato. Otra, es que el año entrante no es electoral. A ello le suman que, de darse la visita, sería anunciada antes de las elecciones presidenciales de este año, para que no se confunda su decisión con un eventual triunfo de alguno de los candidatos.

Pero la razón principal que señala la información es que el año entrante se cumple una serie de aniversarios sumamente importantes para la iglesia católica. Se conmemorarán los 500 años de la primera misa, celebrada en lo que hoy es territorio argentino. Fue un “Domingo de Ramos”, en la bahía de la actual Puerto San Julián.

La histórica misa fue oficiada por el sacerdote español Pedro de Valderrama, que acompañaba la expedición de Hernando de Magallanes. Además, se cumplirán 400 años de la creación de la diócesis de Buenos Aires, de la que el cardenal Jorge Bergoglio fue arzobispo hasta ser electo papa. Y de la Virgen del Valle de Catamarca. Será también “Año Mariano Nacional”.

El dato de los 500 años no es menor. Así lo entendió el ex intendente de Puerto San Julián, Nelson "Guri" Gleadell allá por el año 2006, cuando inició las gestiones para que el Papa lo recibiera dos años más tarde. Así fue. Luego, se suscitó la designación de Jorge Bergoglio como “Francisco”, y en marzo de 2015 el ex intendente repitió la invitación.

“La Iglesia tiene más de 2000 años. Todos los asuntos se manejan con antelación. Nosotros pensamos que los 5 siglos, desde la primera misa, no pasarían desapercibidos. Iniciamos las gestiones, llegamos ante Benedicto XVI, y más tarde hicimos lo propio con el papa Francisco, en 2015” dijo.

Asimismo, señaló que, en el inicio de sus gestiones, “sabía que esto era un largo proceso. Algunos confiaron en que era posible llevarlo adelante y otros no. Es que, para concretar algo así, tenés que tener mucha plata o tiempo. Nosotros sólo teníamos tiempo. Así lo hicimos. Creo que no fue en vano, y que, de darse una visita papal, o de un importante emisario, será sumamente relevante para la fe católica y para la actividad turística de nuestra pequeña localidad”, indicó.

Finalmente, puntualizó que ve “con alegría” la posibilidad de una visita oficial. “Ojalá se cumpla. Por mi parte, hice lo que hice convencido que es factible. Si los proyectos se realizan sin ese espíritu, el primer paso estaría perdido. A la voluntad de hacer, se le debe sumar la humildad de intentarlo y la responsabilidad de trabajar para que sea posible”, culminó.

FUENTE: La Opinión Austral.-

Te puede interesar