Cuando lo ridículo se convierte en política de Estado: 340 plazas para 4 mil camas

DESTACADAS 03 de abril de 2019
Dos vuelos diarios a El Calafate son 340 plazas. El sector hotelero había apostado a mantener abierto Calafate todo el año, y desde el área confirmaron 4 mil camas que estarán disponibles durante la temporada invernal. Uno de los destinos más demandados en el mundo para conocer el majestuoso Glaciar, hoy no tiene conectividad.
resize_1544459224

Semanas atrás el intendente de El Calafate, Javier Belloni, había planteado su preocupación ante la decisión de la empresa Aerolíneas Argentinas de dejar sólo dos vuelos diarios a El Calafate para los denominados meses de baja temporada, en plena época invernal.

El malestar del jefe comunal responde a la inexplicable decisión de la supuesta "aerolínea de bandera" de bajar vuelos, a pesar de que muchos de ellos llegan con una ocupación garantizada por reservas mayor al 80%.

Ahora todas las expectativas están puestas en tratar de lograr conectividad con otro destino muy demandado en la temporada invernal, como lo es Bariloche, y reflotar aquella vieja idea que se había potenciado de unir en una sola ruta aérea Bariloche-Calafate y Ushuaia. El problema no reside en la falta de interés del sector privado vinculado a los servicios turísticos. Todo lo contrario, el mayor escollo lo generó la propia Aerolíneas Argentinas con su decisión empresaria de no generar conectividad con esos destinos, algo que para cualquier operador turístico va a contramano de cualquier lógica económica.

Así lo entende también Alexis Simunovic, Secretario de Turismo de El Calafate quien en diálogo con el programa radial EL MEDIADOR que se emite por FM UNO 91.7 Mhz Radio Río Gallegos, detalló las gestiones que desde septiembre del año pasado se impulsaron, para evitar llegar a esta decisión de la aerolínea.

"Los slogans están buenísimos como 'la revolución de los cielos' o 'conectividad o muerte' que lo dice mucho el Secretario de Turismo de la Nación, pero desde El Calafate lo seguimos viendo muy de lejos esto" precisó el funcionario para iniciar la conversación.

"Tuvimos el año pasado una fuerte reducción de los vuelos para la baja temporada, donde no sólo bajaron a dos vuelos diarios el destino como ahora, sino que además cortaron y desprogramaron la conexión a Ushuaia lo que fue una verdadera catástrofe turística" analizó Simunovic, que continuó "se pudo resolver a partir de julio, pero quedó todo muy desprolijo y quedamos muy mal con los operadores europeos. Un error que reconoció la propia Aerolíneas Argentinas".

"Desde septiembre que estamos negociando, donde le decíamos a la empresa que el vuelo de Córdoba no necesitaba financiamiento porque venía con el 90% de ocupación, entonces le proponíamos la conectividad con Bariloche porque ese destino tiene 170 vuelos semanales que llegan de todas las empresas e incluso vuelos directos desde Brasil" explicó.

"Toda ese gente que llega a Bariloche, hoy no puede conectar ni con Calafate ni con Ushuaia, lo cual es una locura" evaluó, para continuar "tanto que se habla del desarrollo turístico en los spots de Nación y en la práctica no hay operatividad para facilitar esto que es que destinos demandados en el mundo, tengan conectividad aérea".

Simunovic detalló que lamentablemente si sos un brasilero o un europeo que vía Brasil llegó a Bariloche, y querés venir a conocer el Glaciar Perito Moreno, "tenés que volver a Buenos Aires y allí intentar encontrar una plaza para viajar a Calafate porque hay sólo 2 vuelos diarios y a precios desorbitantes".

Dos vuelos diarios representan  340 lugares diarios, "para 4 mil camas abiertas y disponibles en temporada invernal de Hoteles que se quedan funcionando y apuestan fuerte a mantenerse abiertos todo el año".

"De esas 340 plazas también hay que descontar la gente misma de El Calafate, o de El Chaltén, o de la cuenca carbonífera que viajan por temas de trabajo o salud, así que son menos incluso plazas disponibles" explicitó.

"Creemos que no es justo que terminemos nosotros financiando este vuelo, más cuando sabemos que el destino viene lleno y con demanda de varios meses. Más que nunca se necesita la conectividad aérea para rutas como la nuestra. Hoy las tarifas que tiene El Calafate son disparatadas, indefendibles, somos la ruta más cara del país, sale más caro viajar a Calafate para Semana Santa que ir a Brasil, Costa Rica o San Andrés".

Con la expectativa puesta en que se logre revertir la decisión, la que incluso intenta revertir la propia provincia, que inició gestiones para tratar de alentar la llegada de más vuelos propiciando eximiciones impositivas entre otras herramientas, en El Calafate no pierden las expectativas de poder cambiar el impacto que la decisión de la compañía aérea genera en el sector turístico de la comunidad.

Te puede interesar