Para el PO se cae la elección de agosto para cargos provinciales

ELECCIONES 2019 05 de junio de 2019
Es porque el artículo 87° de la Constitución Provincial habla de que el gobernador electo asumirá prestando juramento ante los legisladores que integran la nueva Cámara de Diputados. Ante la cautelar de la Jueza Viñuales no habrá elección parlamentaria, por ende el nuevo Gobernador electo, no tendría ante quien jurar.
20181228124554_35767489_0_body

Está muy claro, que el imprevisto adelantamiento de las elecciones de gobernador es un síntoma de crisis política del gobierno provincial que realiza esta maniobra porque teme perder.

La novedad es que la cautelar de la Dra. Viñuales, ante el amparo de los vecinos del Chaltén, que reclaman por la inclusión del diputado por pueblo de esa localidad en la convocatoria, ha puesto en crisis completa la elección del 11 de agosto, y más en general toda la estructura del ordenamiento constitucional de 1998.

Al ordenar que no se avance con la elección de diputados, la Jueza ha bloqueado la elección de gobernador, la que según el Art. 87 de la Constitución debe realizarse en conjunto con la elección de diputados:

Artículo 87.- Los Diputados durarán cuatro años en sus mandatos y podrán ser reelectos. La Cámara se renovará íntegramente en oportunidad de la elección del Gobernador  y del Vicegobernador y podrá constituirse por sí misma.-Una Ley establecerá el régimen de incompatibilidades en el ejercicio del cargo.-

La Constitución de 1998 no previó la emergencia de nuevos municipios y establece un número fijo de diputados (24) y un número fijo de diputados por municipio (14) dejando los restantes 10 para una elección por distrito que “asegure la representación de las minorías” (Art. 85).

Ninguna convocatoria electoral podría modificar esta composición prevista y la única solución “legal”  es una Reforma Constitucional, con lo cual cualquier salida que se intente para “salvar la elección” quedaría viciada de inconstitucionalidad. Tampoco es solución postergar para octubre ya que el problema de fondo sigue siendo el mismo.

El Partido Obrero ha impugnado siempre el esquema de diputados por pueblo (máxime cuando están atados también a la Ley de Lemas) porque es una traba adicional para el acceso de las minorías a los cargos legislativos y es lo que ha permitido al Partido Gobernante lograr mayorías abrumadoras que no se corresponden con los porcentajes reales de votación popular.

Desde nuestra participación en la convención de 1994 y luego ante la “recontrareforma” del 98 hemos rechazado la construcción de un verdadero “régimen político” que le ha permitido controlar todos los resortes del poder (incluido el Tribunal de Justicia), a una camarilla que gobierna Santa Cruz desde hace 30 años y que en 1994 bautizáramos con el nombre de “Clan Kirchner”. Todo el armado de este régimen ha contado con la inestimable colaboración de la UCR, tal y como ocurrió una vez más en este adelantamiento bizarro de las elecciones para el 11 de agosto.

Desmantelar este régimen político es un prerrequisito de cualquier avance democrático. Fuera la Ley de Lemas. Abajo el régimen kirchnerista. Que la crisis la paguen los capitalistas y los funcionarios corruptos. Asamblea Constituyente.

Te puede interesar