El Mediador - Santa Cruz - Argentina El Mediador - Santa Cruz - Argentina

Últimas noticias

JORGE AVILEZ

Reconocimiento: Jorge Aviléz se refirió al Día Nacional del Ceremonial

LA CIUDAD 28 de mayo de 2020

Jorge Aviléz es Director de Ceremonial y Protocolo de la Municipalidad de Río Gallegos y se refirió al Día Nacional del Ceremonial que se celebra hoy en todo el país. La experiencia de un trabajador municipal del corralón que integró el área en el Municipio y hasta conformó la de Presidencia de la Nación.

México declara la emergencia sanitaria en plena crisis económica

La epidemia, en un país en el que mucha gente vive al día, hace temer lo peor.

EL MUNDO 01 de abril de 2020
descarga (1)

Los mexicanos se levantaron ayer sin acabar de creerse la emergencia sanitaria que el Gobierno decretó la noche anterior para combatir el coronavirus. Dudas que el propio presidente, Andrés Manuel López Obrador, se encargó de disipar horas después al afirmar que la transformación del país estaba en juego por la epidemia.

“Vamos a salir airosos de esta crisis, de esta epidemia”, dijo el presidente a los pocos minutos de tomar la palabra para anunciar las medidas económicas excepcionales que se aplicarán durante un mes para frenar el coronavirus. Mientras que López Obrador hablaba de los peligros a que se enfrenta el país, en la colonia del Valle, Iván Abuerto, de 24 años, miraba su puesto callejero y calculaba cuántas tortas y cafés tenía que vender para salvar el sueldo de la jornada. “Nos moriremos de hambre o de coronavirus”, afirma mientras se ajusta la mascarilla verde que cubre su rostro. “Estoy vendiendo menos de una tercera parte de lo habitual y temo lo peor”, se lamenta.

“Hay que tener pilas y salir adelante porque enfermarse es un lujo”, afirma un vendedor callejero

Junto al presidente, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, de­talló las medidas que contempla la emergencia sanitaria, que se resumen en parar toda la actividad que no sea esencial. Un reto que no es menor para un país de 126 millones de habitantes con 52 millones de pobres y una economía informal que abarca todos los sectores.

Una economía de subsistencia que llena las calles del país y que las cifras oficiales sitúan en torno al 46% de la economía total. Sus empleados, verdaderos emprendedores, no pagan impuestos ni tributan, pero tampoco tienen derechos básicos como los servicios sanitarios.

Aunque las cifras oficiales del coronavirus no son ahora alarmantes –28 muertes y 1.094 casos confirmados de contagio–, los responsables políticos quieren evitar que la epidemia colapse una economía que vive sus peores momentos. El precio del barril de petróleo es el más bajo de los últimos veinte años, y el peso mexicano se ha devaluado de forma alarmante.

El dilema de salud o economía es el que ha querido evitar López Obrador desde que hace quince días se detectaran los primeros casos de coronavirus. El presidente sabe muy bien que parar el país castigará de forma irreparable a los asalariados y los sectores informales. Los que le dieron mayoritariamente el voto hace un año y medio. Por eso ayer anunció que quedan excluidos de la emergencia sanitaria los programas sociales que atienden a una población de ocho millones de adultos mayores, como también las pequeñas tiendas de barrio y los puestos de comida.

Para evitar el empobrecimiento de las clases populares, el presidente ha pedido a los empresarios que no despidan durante la situación de emergencia. “Es un asunto de índole humanitaria”, dijo en lo que parecía ser un ruego . Nadie sabe si atenderán su petición.

La misma incerteza que tenían ayer las tres trabajadoras que esperaban a las puertas de un McDonald’s junto al parque Hundido, a pocos metros del puestito de Iván Abuerto. Faltaban diez minutos para la apertura y todavía no había llegado el encargado. “Llevo trabajando tres años y no sé que va a pasar”, comenta Cinthya Colín, de 19 años. Se ha levantado a las 4,30 de la mañana y tiene dos hijos de menos de dos años que ha dejado con su madre. “Si pierdo el trabajo, no sé de qué voy a comer”, añade.

“Nos gustaría cerrarlo todo, pero no podemos”, manifestó Hugo López-Gatell, la cara visible del Gobierno en la comunicación de la crisis sanitaria. “Estamos en una fase de ascenso rápido y ahora tenemos la última oportunidad para parar la pandemia”, explica mientras muestra una gráfica con la evolución de los contagios.

En un país donde mucha gente necesita trabajar al día para poder sobrevivir, la emergencia sanitaria hace prever los peores escenarios. “Va a ser muy difícil que la gente se quede en casa”, señala Fernanda Openhaym, presidenta de la Red Derechos Económicos y Sociales.

“Acuérdate: turno trabajado, turno cobrado”, comenta el vigilante de la revista Proceso cuando acude a comprar un café en un puestecito de la esquina donde Juan Carlos Rodríguez inicia un día de incertezas. “Hay que tener pilas y salir adelante porque enfermarse es un lujo”, afirma este vendedor.

Mientras, en el Palacio Nacional, el presidente del país aún no ha dicho que el próximo domingo anunciará un plan “para levantar la economía”. Tampoco Iván Abuerto sabe todavía cuantos nescafés de diez pesos, menos de medio euro, venderá el día en que México no se acaba de creer que vaya a parar.

FUENTE: La Vanguardia.

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias